1/02/2018

Noticia facilitada por: Hermes Prous

Los diez naufragios más relevantes a lo largo de la historia

National ha recopilado información sobre algunos de los naufragios más relevantes a lo largo de la historia, ya fuera por su trágica fama debido a la pérdida de vidas humanas o por su vital importancia gracias a las pruebas arqueológicas que nos ofrecen.


1681: El Encarnación

Este buque mercante perteneciente a la Compañía de las Indias formó parte de la flota española comercial «Tierra Firme», que operaba durante el siglo XVII. Se encargaba del transporte de recursos, tropas y bienes entre las posesiones de la corona española en el Caribe y las colonias del norte de Latinoamérica, y también llevaba a cabo viajes al puerto de Cádiz en las costas de España.

Esta nao se hundió durante una tormenta cerca del territorio panameño del Caribe en 1681. Pese a su tumba a una profundidad inferior a los 12 metros, la nave sobrevivió a los saqueos enterrada bajo la arena hasta su descubrimiento en el año 2011.

1714: La Venganza de la Reina Ana

Este es el infame navío que perteneció a Barbanegra, que se ganó su fama inmortal en las costas del mar Caribe. Este barco había sido anteriormente una nave francesa conocida como Le Concorde, pero el propio pirata la capturó en 1717, obligando además al médico del barco francés a unirse a su tripulación.Barbanegra lo abandonó junto a su tripulación en un banco de arena en 1718 cerca de la ciudad de Beaufort, en las costas de Carolina del Norte.

1820: El ballenero Essex

Este buque ballenero capitaneado por George Pollard Jr. tenía 27 metros de eslora y pesaba 238 toneladas. Un año después de partir de las costas de Nantucket, Massachusetts, hacia el Pacífico Sur, el barco fue embestido por un cachalote de gran envergadura. El incidente fue la fuente de inspiración de Herman Melville para escribir Moby Dick.

1846: El HMS Erebus y el HMS Terror

El H.M.S. Erebus y el H.M.S. Terror son dos de los barcos más famosos y misteriosos del siglo XIX. Formaban parte de una expedición liderada por Sir John Franklin, que pretendía encontrar y cartografiar el paso del Noroeste,

1912: El RMS Titanic

El legendario RMS Titanic ha tenido una gran relevancia histórica, siendo motivo de diversos documentales e inspirando la emblemática película de James Cameron, Titanic.

En su momento, el Titanic fue el objeto móvil más grande jamás fabricado. Medía 269 metros de largo y 22 metros de alto, y estaba dividido en 11 cubiertas.

1915: El RMS Lusitania

Siguiendo con la historia trágica de los transatlánticos de pasajeros, encontramos alRMS Lusitania, barco más grande del mundo hasta la construcción del Titanic. En mayo de 1915, el Lusitania emprendió su viaje por el Atlántico, pero al entrar en aguas irlandesas este fue torpedeado por un submarino alemán, el U- 20, que creía que la nave transportaba armamento.

1916: HMHS Britannic

Casualmente, este transatlántico era «hermano» del RMS Titanic. Su fin era en un principio el transporte de pasajeros, pero tras el inicio de la Primera Guerra Mundialse convirtió en un buque enfermería y de transporte de tropas. En su viaje final, zarpó del mismo punto de partida que el Titanic, Southampton. Durante noviembre de 1916, cuando cruzaba el mar Egeo, la explosión de una mina provocó daños en uno de los lados y en la estructura del barco

1941: El acorazado Bismarck

Este buque alemán fue uno de los primeros acorazados que se construyeron para la Kriegsmarine («Marina de Guerra») alemana durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, no permaneció mucho tiempo sobre las aguas: solo ocho meses.

1945: El Wilhelm Gustloff

Este transatlántico alemán sirvió como buque hospital durante la Segunda Guerra Mundial y como medio de evacuación hacia el final del conflicto. A esta nave se le encargó la tarea de rescatar a los militares y civiles alemanes en Danzig –la llamada Operación Aníbal–, en 1945.

Pocas horas después de zarpar con más de 10.600 tripulantes –1.656 militares y a 8.956 civiles – el Wilhelm Gustloff fue interceptado por un submarino soviético

2012: El Costa Concordia

Este crucero era uno de los más grandes del mundo: con 290 metros de largo, 61 de alto y 114.500 toneladas de peso, albergaba 1.500 camarotes y llevaba a más de 4.200 pasajeros en el momento de su naufragio.

 

 

 

 

 

 

Post