PRIMEROS AUXILIOS

A continuación veremos la lista de los principales accidentes que pudieran producirse durante el desarrollo de las actividades maritimas, este es un listado orientativo que no seria suficiente si el administrador de primeros axilios no posee la preparación adquirida en un curso omologado de esta especialidad

LEVES

Heridas.

Lavar la superficie con agua y jabón dermatológico, asegurar la eliminación de cuerpos extraños, desinfección de toda la zona con antiséptico, cubrir con gasa esterilizada y vendaje.

Urticarias  (plantas, medusas…).

Extracción de espinas o tentáculos (si existen)  utilizando  pinzas, lavar la superficie con agua de mar (no utilizar agua dulce) también podemos utilizar antiséptico, aplicar paños con agua caliente, de ser necesario suministrar antiestamínico (en crema no son efectivos).

Calambre.

Sentar al sujeto en el suelo, extensión total de la pierna, flexionar el empeine del pie hacia la cintura (sin flexionar la rodilla) y realizar masaje suave en el musculo afectado.

Golpe de calor.

Poner al sujeto en la sombra, a ser posible en un lugar fresco, acostarlo en el suelo levantando ligeramente los pies, sustraer los excesos de ropa , enfriar  cabeza y tórax con toallas húmedas, controlar la temperatura corporal (de alcanzar 40º o más, ducha de agua hasta disminuir la temperatura a 38º).

 

 

 

Mareo (cinetosis).                                                                                                                                               

Trasladar al sujeto a la cubierta del barco (evitar espacios cerrados como camarotes), evitar la exposición directa del sol, aconsejar que la mirada se centre en el horizonte, suministrar agua, los refrescos  con cola reducen notablemente las molestias del mareo (la cola contiene acido fosfórico que elimina la sensación de nauseas)

 

Esguince.                                                                                                                                                                  

Sentar al sujeto evitando en lo posible que camine, vendaje compresivo (si disponemos utilizaremos venda elástica)  con una posición de la articulación de 90º si se trata de tobillo.

Quemadura solar (1er grado)

Se considerar de 1er grado siempre  y cuando no supere el 20% del cuerpo. Refrescar la zona con agua, aplicar crema antiquemadura si se tiene y posterior vendaje ligero y con poca tensión.

 CONSIDERABLES

Hemorragias.

Colocar al accidentado en posición de descanso (normalmente acostado), eliminar objetos extraños de la superficie (utilizar manos desinfectadas o gasas limpias), Cubrir la herida con apósito esterilizado y ejercer ligera presión, en caso de no remitir el flujo ejercer presión en puntos clave arteriales, cuando los apósitos estén saturados de sangre colocar otro limpio sin quitar el anterior. Al cesar la hemorragia vendar la zona sin extraer los apósitos.

Hipotermia.

Consideraremos un inicio de hipotermia cuando la temperatura del sujeto descienda a 35,5º (partiendo de la base que la temperatura ideal es de 37º). De ser posible trasladar al afectado a un lugar caliente pero evitar fuentes de fuerte calor directo (calefactores, fuego…), si no tenemos otros medios podemos utilizar el abrazo humano,  sustituir la ropa/traje de buceo por ropa seca (chaquetas, mantas…), suministrar líquidos calientes que no tengan alcohol ni cafeína, chequeo periódico de constantes vitales (esta patología es susceptible de complicarse)

Insolación.

Retire al afectado de la exposición directa del sol, a ser posible a un sitio fresco, tumbar en el suelo elevando los pies unos 30cm, refrescar el cuerpo con compresas húmedas especialmente en el cuello, ingles y axilas, dar para beber agua con una ligera dosis de sal (un vasito cada 15’). En el caso de que existan calambres musculares realizar un ligero masaje en la zona afectada, controlar posibles síntomas de shock, en el caso de que se evidencien pasaremos a tratamiento antishock.

 

Fracturas.                                                                                                                                                                 

Inmovilizar la fractura con tablilla y vendaje (utilizar la que se dispone en el material de primeros auxilios o improvisar una), no intentar recolocar el hueso en su posición, mover al paciente con sumo cuidado a ser posible entre varias personas.

 

Luxaciones y dislocaciones.                                                                                                                             

Al ser muy complicado diferenciar estas afectaciones con las fracturas actuaremos como si estuviéramos ante una fractura asistiéndola de la forma anteriormente descrita.

Quemadura 2º grado.

En este tipo de quemaduras aparecen ampollas y el dolor es intenso. Sumergir la parte afectada en agua fría durante un mínimo de 5’ esto aliviará sustancialmente el dolor (si no podemos sumergir la zona podemos cubrir con gasas humedecidas con agua fría), la elevación del miembro afectado también contribuye a disminuir el dolor, posterior vendaje ligero y con poca tensión. Es de suma importancia no reventar las ampollas.

 GRAVES

Hemorragia intensa.

Procederemos de la misma forma que se ha descrito anterior mente en “Hemorragias”. Si la pérdida de sangre es tan grande que pudiera afectar a  la presión sanguínea de forma severa comprometiendo la vida del herido procederíamos a realizar un torniquete, esta medida se utilizar solo en casos de excepción, la utilización de torniquetes pudiera obligar a los servicios médicos posteriores a realizar una amputación de miembro afectado, entre otros efectos secundarios.

Fractura grave.

En el caso de fractura de cráneo, cuello o espalda, no moveremos a la victima a no ser de que sea por causas mayores, en el caso de tener que desplazar la victima lo haremos sobre una tabla rígida. Controlar posibles síntomas de shock, en el caso de que se evidencien pasaremos a tratamiento antishock.

Quemadura de 3er grado.

En este tipo de quemaduras existe una destrucción total de todas la capas de la piel y en ocasiones secciones de la  musculación, son las menos dolorosas pero las más graves. Lavaremos la zona con agua mineral, cubriremos con gasas esterilizadas y si es necesario con un vendaje ligero sin tensión, no intentaremos extraer tejidos pegados/quemados, control constante del herido, existe importante riesgo de desembocar en shock.

 

 

Shock.                                                                                                                                                                         

Este estado compromete alguna o algunas de las constantes vitales. Colocaremos a la víctima en posición horizontal con la cabeza ligeramente más baja que los pies, aflojaremos las ropas (principalmente en pecho, cuello y cintura), garantizaremos que el herido no pierda calor (preferiblemente tapar con una manta), atenderemos la herida que provoca el shock, si la víctima se queja de sed se le suministrará una cantidad de agua muy pequeña (exceptuando en los casos de heridas pectorales o abdominales en las que no se suministraran líquidos), podemos aplicar bolsas de agua caliente en los miembros adoloridos pero evitaremos los masajes.

Post